Translate

Yo amo a alguien que se ocupa de no amar
Amo a alguien que no llora
Alguien que a veces no es nadie

Yo amo a alguien con cita programada
Que veo llegar e irse constantemente
Amo a alguien que baila en sentimientos

Yo amo a alguien inundado de depresiones
Amo alguien con versos en chino
Con documentos expirados

Alguien que no dice
Que no mira
Que no habla
Que no duele

Amo a alguien sin más
Que no escucha ni entiende

Amo a alguien que no conozco
Que es brisa de otoño en verano

Amo a alguien inocuo
Desesperante y llevadero

Amo a alguien
Y de vez en cuando odio también

Florencia Maidana

Pachamama

Estos días así, que se te brindan tan enteros y únicos.
Hay instantes que de alguna manera, perdidos en el caos de la cotidianidad, logran destacarse y centellear entre el musgo de las horas. Y es ahí que, cuando son tan firmes y claros, su abrumadora presencia se instala en nuestras narices; haciéndonos obligatorio parar, detener las aceleradas extremidades y contemplar la aniquiladora belleza de la quietud.
Son para mí, esos momentos, la libertad.
Como cuando te despierta la lluvia, o un cambio del viento, donde se vuelve imperioso comprobar de qué materialidad está hecha el agua y el frío.
Como un cerro al amanecer, dejándote al borde de la locura. 
La naturaleza es así, anda siempre mandándonos memos, señales que nos advierten su profundidad constante. Dichos que versan que el aislamiento sólo ocurre en las mentes, que al fin y al cabo siempre somos parte de un todo que nos contiene; el cual sólo precisa de una hoja, un gato, un rayo de luz en la ventana para hacerse presente y romper, así, con todas las maldiciones de este mundo. 

Florencia Maidana

"Me fui a la mierda"

Para estar sintiendo esta soledad seria mas apropiado encontrarme sola realmente
Poner esos cartelitos de "me fui a la mierda" en mi puerta y marcharme para siempre
O al menos por un pequeño "siempre"

Para andar tan rodeada y abandonada a la vez seria mejor terminar la lucha y subir la bandera blanca
Tanto pelear me dio sed y el agua que se me brinda esta turbia
Es hora de limpiar mi medioambiente

Para vivir cansada y desilusionada ya existen los problemas sociales y los gobiernos
Las farmacéuticas y el lavado de cerebro
Seria bueno encontrar una amnistía, al menos conmigo misma.

Para tanto dolor y depresión, para olvidarme de reír y gastarme en autocompasión
Ya se inventaron las religiones castradoras y los estándares de belleza
Es tiempo de ser directora en la obra de mi vida

Para tanta miseria siempre estarán los otros diciéndome lo que debo hacer, como pensar y que decir
Pero le llego un ultimátum a mi alma: Se, o por lo menos muere en el intento.

Florencia Maidana

Perfume de Vendaval

Y que querés que te diga?
La verdad es que no había llovido, pero se sentía como que si
El ambiente de vendaval lo impregnaba todo
Y el alma, amodorrada, daba vueltas y vueltas por no desprender su quietud

No había llovido
Pero la amenaza fue tan fuerte que las calles se anegaron y llenaron de barro
Hasta los árboles se creyeron la emboscada
Nadie, ningún ser, por más pequeño microorganismo que fuese,
podía estar seguro de si el agua cayo o no

No había llovido aún en ese mes de octubre recién nacido
Pero la sensación era tan clara que si le hubieras preguntando a cualquiera
habría asegurado que la tormenta mas fuerte del año acababa de azotar la ciudad.

No había llovido pero, esa mañana, los corazones estaban inundados.

Florencia Maidana

Que-me, qué-se, que-no

Que me juzguen y me quemen en la hoguera
Que me malinterpreten 
Que me golpeen en su sueños
Que me retuerzan 
Que me tilden de tal
Que se entretengan viéndome caer
Que me definan
Que me hieran
Que me rebajen
Que se burlen de mí 
Que me confundan y violen
Hasta el germen más intimo de mi feminidad
Que no crean mi verdad
Que no consideren ni aunque sea un poco mis razones
Que me pretendan y me sientan como lo que creen que soy
Que me profanen
Que me escarben y se asusten con lo que puedan llegar a encontrar

Que aunque suceda todo lo que suceda, pase todo lo que pase y hagan todo lo que hagan; sigan viéndome aquí, con la entereza que prometí y la fortaleza que gané.

Florencia Maidana

Vals de almas


Despertó y no entendía nada. Había logrado dormir algo pero no lo suficiente como para aclarar su mente. Se incorporó y llevó la mano a la frente.
La charla con Mario la había dejado mal, si es posible, más confundida de lo habitual. Se habían dicho muchas cosas y visto mutuamente en una forma deplorable.
Era de esas situaciones de las que no se vuelve completamente, de esas en que pareciera que se quedan pedazos del alma pegados en los rincones. Pensó con más detenimiento en eso; se imaginó su pedacito de alma como una bola de polvo blanca, un poco brillosa, acovachada en una esquina. Hizo una mueca y siguió.
Sobre todo, le daba vueltas una frase: "A veces, sólo con el amor no es suficiente". Nunca se había dado cuenta de la veracidad de esa afirmación, tampoco sentido cómo golpeaba. Ahora lo sabía. Sintió que comprenderlo la hacía más humana; esto obviamente la decepcionó, no era algo de lo que estar orgulloso.
Se acordó de Mario, se preguntó qué estaría pasando por su cabeza en ese mismo instante; cómo se imaginaría él su alma. Tal vez se lo preguntaría...o no, definitivamente no.
Trató de concentrarse en otra cosa, no pudo.
Ella se imaginaba el alma de Mario como una bola de fuego roja, más grande que su esfera de polvo, más fuerte también. 
Se le ocurrió que si se pudiesen ver las peleas con lentes que mostraran la energía en vez de los cuerpos sería un espectáculo absolutamente hermoso. Su alma y la de Mario parecerían estar danzando al son de una coreografía estrepitosa pero bella. Trató de no acordarse que las cosas no funcionaban así, prefirió elegir la canción adecuada para su vals de almas, tal vez una de Chopin acompañaría bien. Cerró los ojos, y entre melodía y melodía se volvió a quedar dormida.
Esa noche soñó con un teatro sin público, con dos bailarines completamente desnudos y con una ópera prima nunca inventada.

Florencia Maidana

Adiós

Si tan sólo te pudiera buscar en google y encontrar imágenes de tu cara, poner un par de palabras en youtube y volver a sentir tu voz, poder recrearte en 3D.

Tu perfume no está por ningún lado, el sabor de tu comida se perdió, hoy apenas me queda el recuerdo de tu cara que se va desvaneciendo de mi memoria poco a poco.

Si tan sólo pudiera traerte de vuelta al menos un momento, abrazarte y decirte cuánto te extraño, cuánta falta me haces.

El tiempo es cruel e incomprensivo, se lleva todo a su paso y no deja más que vanos recuerdos.

Nunca entendí lo que era la muerte hasta que la tuve cara a cara y pude ver que es ausencia, es no poder encontrar por ningún lado lo que hace segundos tenías con vos.

Te busco en cada cosa que tocaste, en cada dicho, en cada grito que resuena en el eco del pasado, pero no estás. Y te sueño, y me hablás, me decís que todavía no me has dejado, pero no poder sentirte son cómo mil manos apretando mi garganta.

Pensar que tal vez no te di lo suficiente, que quizás no dije todo lo que merecías saber, es algo que va a atormentarme por el resto de mis días. Será mi cruz por el gran pecado humano de no valorar lo que se tiene.

No me quedan mas palabras, lágrimas sobran como ríos para seguir llorándote cada vez que tu imagen sea más fuerte que el velo adherido a mis ojos.

Ojalá puedas perdonarme por no haber construido un altar para ti, reina del amor. 
Ojalá escuches mi ruego, al menos esta vez. 

Florencia Maidana